Ya ha pasado algún tiempo, se han escrito algunas interesantes retrospectivas, aquí van mis impresiones de mi primera DrupalCon.

Primero que todo, poder asistir finalmente a un Drupalcon, fue un sueño cumplido. Al poco tiempo de empezar a aprender Drupal (aún sigo aprendiendo), allá por el año 2010 en pleno auge de Drupal 6, supe de la existencia de las DrupalCon, lo cúal fue un enorme acelerador para mi aprendizaje. La celebre “Drupal Learning Curve” la pude escalar mucho más rápido gracias a los videos de esas conferencias. Fue un sueño cumplido poder asistir a una DrupalCon, el cuál se hizo realidad el pasado febrero.

Si bien fue mi primera DrupalCon, no fue mi primer evento Drupal, gracias a la influencia de lo visto en los videos de DrupalCons, siempre busqué poder reunirme con la gente cercana (geográficamente y en intereses) entusiastas por Drupal. Hubo varios intentos de reunión en nuestra comunidad local y eventos puntuales que nos mostraron que había potencial en nuestra comunidad chilena. El 2011 asistí a la primera reunión Drupal de la que tuve noticia y el 2012 a la primera reunión masiva (50 personas o más) en Santiago. Lamentablemente solo nos volvimos a reunir una segunda vez consecutiva y esta inciativa no perduró, pero nos mostró que los drupaleros acá no somos pocos y nos dio el entusiasmo suficiente para formar, tiempo después, la comunidad Drupal Chile que tenemos hoy (desde entonces nos reunimos todos los meses salvo en periodo de vacaciones).

Durante es mismo año 2012, tuve mis primeros contactos con la comunidad Latinoamericana de Drupal. Necesitabamos ayuda para hacer crecer, o hacer visible, la comunidad drupalera en Chile y si había alguien con experiencia organizando comunidades Drupal en latinoamérica, ese era Fernando Paredes (aka develCuy). Gracias a su experiencia en comunidades de su país y otros de latinoamérica, Fernando me animó a continuar seguir intentando fortalecer nuestra comunidad local y me invitó a participar más activamente en la comunidad latinoamericana de Drupal, puede conocer un poco de como funcionan otras comunidades sudamericanas y participé un tiempo de voluntario en tareas de la organización de la fallida DrupalCon Sao Paulo. Cuando la DrupalCon Sao Paulo se canceló, fue un golpe duro para todos nosotros, tanto para sus voluntarios como para veiamos como su única la oportunidad de asistir a un evento de tales características. Sin embargo, la decepción de la cancelación, nos llevo a muchos a asistir al evento masivo Drupal más próximo, el Drupal Summit Latino, Loja 2013. Este fue para mí, el primer gran evento Drupal al que asistí, donde pude conocer a muchos ahora amigos, a quienes solo conocía por sus nickname GDO, IRC o issue queues. Aquí pude conocer de cerca lo que es el espíritu de comunidad Drupal y que trabajando juntos se pueden lograr grandes cosas y cumplir objetivos comunes. Este evento además, fue un gran empuje para “hacer algo”, a nivel local, mostrándome que todos podemos hacer algo independiente de nuestro nivel de experiencia.

El año 2014, acontecío el Drupal Picchu, obviamente en Cusco, Perú. Un evento que buscaba “celebrar la libertad diversidad cultural de la Comunidad Drupal”. Tal como los eventos anteriores fue un gran éxito, con la diferencia que este evento atrajo a asistentes de prácticamente todos los países de Latinoamérica y otros lugares del mundo, lo que a muchos de nosotros nos mostró lo diverso que puede llegar a ser el mundo Drupal, sus usos y comunidades que nos rodean.

Por todo lo mencionado anteriormente, haber participado en la primera DrupalCon Latinomerica fue una consecuencia, que me confirma lo que había visto en eventos anteriores. La comunidad Drupal es mucho más que el software, es su gente, su entusiasmo, sus ganas de trabajar, sus diversas necesidades sociales y diferencias culturales. La confirmación que todos tenemos mucho que aprender, no importa nuestro nivel, y mucho que enseñar. Y que con voluntad y trabajo es posible hacer la diferencia tanto a nivel local e incluso global, eso va solo en que tanto esfuerzo pongamos en ello. Solo puedo concluir que fue una gratificante experiencia, que me deja con más ganas de trabajar, que me desmostó que no tenemos límites en lo que queramos hacer, no importa donde vivamos físicamente y que ya va siendo hora que organicemos nuestro primer gran evento Drupal en Chile.

Este supuestamente iba a ser mi resumen de experiencias en la DrupalCon Latinoamérica, pero se transformó en contar de la importancia de este evento para muchos de nosotros tanto a nivel personal como de comunidad. Supongo que mis impresiones del DrupalCon quedarán para otra ocasión. Hasta la próxima.

  • por: betoscopio
Fri, 04/03/2015 - 19:43